Leones del Caracas BBC
 

 
Buscadores
Traductor
Conversor de Monedas
El Estado Monagas
Album de fotos y Wallpapers
Leones del Caracas BBC
JESUS LONGAR / Página Web Personal
Mis enlaces favoritos
SMS Gratis: Movilnet, Movistar, Digicel e Infonet
Juegos Flash
imagen
imagen
imagen
Los 40 y Los 50.

En 1942 se produjo la venta de la Cervecería Princesa, que pasó a llamarse Cervecería Caracas. Sus propietarios mostraron interés en adquirir conjuntamente con Martín Tovar Lange una franquicia de beisbol profesional.
Tovar Lange era un hombre virtuoso por su visión de futuro. Sabía muy bien que podía aprovechar la pasión generada por el éxito de la pelota aficionada en la Serie Mundial de Beisbol Aficionado, realizada en La Habana en 1941.

Acompañado por directivos de la Cervecería Caracas, sostuvo una reunión con Jesús Corao, quien estaba al frente del equipo que era patrocinado por la Princesa.

Corao aceptó negociar la divisa que tuvo su asiento en Maiquetía y el Princesa realizó su último partido el 7 de mayo de 1942, para dar paso al Cervecería Caracas, que hizo su debut cuatro días después en la ciudad de Puerto Cabello, donde vencieron por 7-3 al equipo Los Criollos.

Tovar Lange estaba consciente de que el beisbol podía ser un negocio rentable y le dio atractivo a la franquicia recién adquirida con la incorporación de los más destacados peloteros que actuaron en la Serie Mundial de 1941 y ofreció el cargo de mánager a José Antonio Casanova.

La decisión más revolucionaria que adoptó Tovar Lange para captar todo ese talento fue la de conceder contrato anual a cada uno de los jugadores, hecho sin precedentes en el beisbol venezolano.

Al llegar a este punto se preguntó ¿qué podía faltar?.

Para completar el negocio que vislumbró Tovar Lange, el 5 de abril de 1942 se hizo pública la adquisición del estadio de San Agustín, que pasó a llamarse Cerveza Caracas.

Esto permitió entradas adicionales por concepto de arrendamiento del estadio, que reafirmó el potencial económico del equipo.

Caracas y Magallanes se enfrentaron por primera vez el 27 de diciembre de 1942 con saldo favorable para el Cervecería por 3-0, apoyado en excelente pitcheo y descomunal bateo del 'Muchachote de Barlovento', el inolvidable Vidal López.

A partir de ese momento el tiempo se encargó de generar mayores rivalidades en el campo deportivo.

El llamado purocriollismo

El Cervecería Caracas se ufanó de contar con las mejores figuras criollas del momento, quienes se enfrentaron al resto de los equipos del circuito reforzados con estelares jugadores extranjeros.

Esto naturalmente captó el favor de los aficionados, quienes comenzaron a denominar al equipo como los 'Mulos' de Venezuela en clara alusión a los Yanquis de Nueva York.

En 1946 Cervecería Caracas y Magallanes se convirtieron en dos de los clubes fundadores de la Liga de Beisbol Profesional, pero el título en ese primer campeonato se lo llevó el Vargas, que fue dirigido por Daniel 'Chino' Canónico, precisamente, uno de los llamados 'Héroes del 41'.

Al año siguiente el Vargas repitió sobre el Cervecería en una serie final pautada a cuatro partidos, pero en las siguientes temporadas el conjunto capitalino logró tres gallardetes por dos del Magallanes.

La era del purocriollismo del Cervecería concluyó el 29 de diciembre de 1950, cuando debutan los estadounidenses Morris Mozzali y Lester Fuselman, quienes se convirtieron en los primeros jugadores importados en vestir la tradicional camiseta.

Cervecería y Magallanes definieron posteriormente los campeonatos de las campañas 1950-1951 y 1951-1952, para acrecentar la pugna ya existente entre sus parciales.

En la última de estas dos temporadas el conjunto capitalino estructuró un poderoso 'team work', el cual integraron jugadores criollos de la talla de José 'Carrao' Bracho, Alfonso Carrasquel, Dalmiro Finol, Albino Bobb, Luis Oliveros, Guillermo Vento, Miguel Sanabria y Luis 'Mono' Zuloaga.

La superioridad fue notable, al extremo de ganar 17 partidos consecutivos y alcanzar el banderín con ventaja de 13 juegos sobre el Magallanes.

Nacimiento de los Leones

A partir del mes de octubre de 1952 los campeonatos de beisbol profesional se trasladaron al recién inaugurado estadio Universitario.

El hecho de abandonar el viejo parque de San Agustín, unido a la forma tan holgada como Cervecería obtuvo el título en el torneo anterior, al punto de ahuyentar a los fanáticos de los otros equipos, fueron dos aspectos que originaron grandes pérdidas a las novenas.

La directiva de la Cervecería Caracas comunicó a Tovar Lange la determinación de vender la franquicia, la cual fue adquirida por los locutores Pablo Morales y Oscar Prieto, que transmitian los juegos por radio, por una suma no mayor a los 80 mil bolívares, ( 23 mil dólares ) con la única condición de que Casanova continuara como estratega.

Como es lógico suponer, el nombre de Cervecería fue eliminado y se mantuvo el emblema del león en el uniforme.

Así nacieron los Leones del Caracas.

El equipo ha ganado 14 titulos mas, con el nuevo nombre, siendo el que mas campeonatos ha conquistado en la pelota de Venezuela, que ahora en manos de los hijos precursores, Pablo Morales hijo y Oscar Prieto Parraga, continua siendo triunfador.

El club Leones del Caracas nace el 8 de agosto de 1952, luego de que Pablo Morales y Oscar Prieto Ortiz le compraran la divisa a Martín Tovar Lange, quien a su vez la había adquirido a la directiva del Cerveza Caracas, C.A.

Fue así como el 17 de octubre de 1952 debutó el conjunto de la capital en el recién estrenado estadio Universitario de Caracas. Muchas fueron las hazañas que se lograron desde ese momento. El 19 de noviembre de 1952 Dick Starr, primera estrella extranjera en la lomita de los melenudos, propinó el primer blanqueo de la divisa ante sus eternos rivales, los Navegantes del Magallanes, en victoria 4-0. Starr aceptó sólo cuatro hits.

Caracas finalizó campeón en la temporada 1952-53 de la mano del manager Martín Dihigo, al ganar la ronda eliminatoria con balance de 32 triunfos y 25 derrotas. Cabe destacar que en esa misma campaña, el 8 de febrero de 1953 para ser más específicos, Gale Wade se robó su almohadilla 28 de la campaña para imponer una nueva marca en la liga. De la misma manera, el 11 de febrero de 1953, Dick Starr obtuvo su duodécima victoria de la temporada, para de esta manera ayudar a conquistar el cetro.

Ya en la campaña 1953-54, el ídolo Alfonso Carrasquel ligó, el 19 de diciembre de 1953, cuadrangular con las bases llenas ante el lanzador Jim Singleton del Gavilanes; fue el primer grand slam de un jugador caraquista. Por su parte, Ray Murray se convirtió en el primer león en conectar dos jonrones en un juego durante la jornada del 17 de enero de 1954. Fue ante los envíos del lanzador Thomton Kipper de Pastora.

Para la zafra 1955-56, un hecho histórico protagonizó el lanzador Lenny Yochin. Fue el 8 de diciembre de 1955 cuando lanzó el primer no hit no run en nuestra pelota rentada. Caracas se impuso 3-0 sobre los Navegantes del Magallanes. Mientras tanto, el 15 de diciembre de 1955, Stanley Joc se convirtió en el primer pelotero de los Leones en disparar tres cuadrangulares en un mismo partido, siendo la segunda ocasión en la Liga y la primera en el estadio Universitario. Los jonrones fueron ante los envíos de Charles Bishop y Alfredo Diez del conjunto Pampero.

Al final de la temporada 1955-56, Stanley Jok concluyó la campaña con 10 cuadrangulares y se convirtió en el primer jugador del Caracas en ganar una corona de jonrones.

Uno de los mejores lanzadores de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, José de la Trinidad Bracho, se convirtió en el primer lanzador venezolano en golpear un jonrón con las bases llenas el 25 de noviembre de 1956. Dicho estacazo se lo dio a Manuel González del Pampero.

En la misma temporada 56-57, John Jancse blanqueó a los Industriales de Valencia en la jornada final del 5 de febrero de 1957. Permitió apenas tres imparables y, de esta manera, ayudó a que Caracas lograra su segundo título en la Liga.

En esta histórica justa, Bob Wilson ganó el título de bateo con promedio de .350 y se convirtió en el primer jugador del Caracas en conseguirlo.

Una fecha para recordar fue el 17 de octubre de 1957, cuando debutó Víctor Davalillo, líder en imparables de todos los tiempos en Venezuela. En la misma temporada, Jack Baumer ligó cuadrangular en su primer turno al bate durante el juego del 6 de noviembre de 1957. Fue así como se convirtió en el único jugador de los Leones en lograrlo.
imagen
Los 60.

Esta década es una de las más recordadas por la afición. Cuatro títulos conseguidos en este lapso de años, aunado a inolvidables actuaciones de estrellas como Víctor Davalillo y César Tovar, una dupla de oro que se mantendrá entre las mejores de todos los tiempos. Asimismo, los sesenta sirvieron para que Regino Otero mostrara sus cualidades como manager ganador a toda prueba.

No se puede dejar de lado la presencia de importantes jugadores como Pete Rose, José Tartabull, Tony Curry, Ken Harrelson, Jim “El Bagre” Hunter, Dagoberto Campaneris, Diego Seguí, Luis Tiant, Howie Reed, Gonzalo Márquez, Teodoro Obregón, Aurelio Monteagudo, Dámaso Blanco y Luis Peñalver, quienes le dieron prestigio al uniforme melenudo.

Entre los hitos más importantes estuvo el del 23 de noviembre de 1961, cuando Víctor Davalillo propinó 14 ponches y llevó a la victoria al Caracas 2-1 sobre Pampero. Dicha cantidad de abanicados es cifra tope para un criollo.

En la temporada 1961-62, el cubano José Joaquín Azcúe ganó el liderato de carreras remolcadas de la temporada y se convirtió en el primer caraquista en hacerlo. En esa misma justa, exactamente el 4 de febrero de 1962, los Leones se impusieron 7-4 a Oriente y consiguieron su tercera corona en el béisbol venezolano.

El 27 de enero de 1963, durante la campaña 62-63, Víctor Davalillo bateó de 4-1 ante los Tiburones de La Guaira para dejar promedio de .400. De esta forma se convirtió en el segundo jugador en lograrlo en la Liga, desde que lo hiciera Pablo García en 1946.

Durante el juego del 3 de noviembre de 1963, en plena temporada 63-64, el infield de los Leones del Caracas realizó el primer triple play en su historia frente a los Industriales de Valencia.

En ese mismo campeonato, el 5 de febrero de 1963, fue un día de duelo entre serpentineros cubanos. Orlando Peña sólo permitió cinco hits y una rayita para vencer a Luis Tiant y sus Industriales de Valencia. Este cotejo sirvió para obtener el cuarto título de la escuadra capitalina durante esa movida temporada.

Ya en la 64-65, Ken Rowe se convirtió en el primer serpentinero en lograr dos victorias en un mismo día en Venezuela. Dichos lauros los obtuvo sobre los Industriales de Valencia el 24 de enero de 1965. Al día siguiente, Caracas le ganó 21-5 al Magallanes. En ese encuentro los Leones impusieron una marca para entonces de 25 imparables.

Durante la 65-66, Lew Krausse impuso una nueva marca de ponches en un juego, al abanicar a 21 toleteros de los Cardenales de Lara el 3 de noviembre de 1965. De esa cifra, diez se produjeron en forma consecutiva.

El 12 de febrero de 1967, en la zafra 66-67, Paulino Casanova despachó cuadrangular ante Graciliano Parra de los Tiburones de La Guaira, en una séptima entrada de once rayitas que al final decretaron la victoria ante los litoralenses y el quinto campeonato de la liga.

El 3 de enero de 1968, durante la 67-68, Víctor Davalillo empujó siete rayitas para implantar la marca del club en temporada regular en aquel entonces. Por su parte, el 4 de febrero de 1968, Gonzalo Márquez remolcó ocho carreras en un juego de play off, igualando la marca de la Liga impuesta por Marvin Williams en 1946.

El 5 de febrero de 1968, Caracas, apoyado en la lomita por Diego Seguí, venció a los Tigres de Aragua 5-3 y retuvo su corona, la sexta del equipo en el béisbol venezolano y la segunda consecutiva.

Al comienzo de la temporada 68-69, Howie Reed dejó sin imparables ni carreras a los Navegantes del Magallanes durante el juego del 24 de octubre de 1968. Fue el tercer no hit no run en Venezuela.



imagen
Los 70.

Lejos de disminuir el ritmo ganador, los Leones del Caracas conquistaron tres gallardetes, aunque dos de ellos fueron obtenidos en los últimos años de este decenio. En la campaña 69-70, Pompeyo Davalillo se había estrenado como manager del conjunto capitalino y siguió hasta la 71-72. Pese a que logró llegar dos veces a la semifinal, no pudo pasar a la serie final.

Varios fueron los hechos que destacar durante estos 10 años. El 6 de noviembre de 1970, Caracas disparó 23 indiscutibles para derrotar al Magallanes 13-1. Octavio Rojas, Víctor Davalillo, César Tovar, Larry Howard y Rich Scheimblum conectaron tres hits cada uno.

Durante la 71-72, Caracas impuso una nueva marca en el béisbol venezolano al ligar, el 18 de noviembre de 1971, 26 inatrapables ante los Navegantes del Magallanes. Los Leones ganaron ese juego 22 por 9. Por su parte, el 15 de diciembre de 1970, Víctor Davalillo golpeó, por tercera vez en su carrera, cinco hits ante los Navegantes del Magallanes.

En la temporada 72-73, Antonio Armas conectó el primero de sus 97 jonrones en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional. Fue el 4 de noviembre ante el derecho Ken Forsch de los Tiburones de La Guaira. La bola cayó en las gradas del jardín izquierdo.

El 6 de enero de 1973, el lanzador Urbano Lugo padre se cubrió de gloria al dejar sin hits ni carreras a los Tiburones de La Guaira, convirtiéndose en el primer criollo en lograr esta hazaña. Caracas logró el título en esa temporada, bajo la batuta de Oswaldo Virgil, al superar el 28 de enero de 1973 al equipo Águilas del Zulia 4-3. De esa manera, conquistaron su séptimo gallardete.

Uno de los más recordados jugadores extranjeros, Pete Koegel, disparó entre el 7 y 8 de diciembre de 1973, en plena temporada 73-74, dos jonrones con las bases llenas, para igualar a Billy Queen (53-54) como los únicos dos jugadores con partidos consecutivos conectando grand slams. Otra fecha para recordad fue el 8 de diciembre de 1973, cuando César Tovar disparó cinco incogibles en un mismo juego. Fue la única vez que lo hizo en su carrera.
Koegel volvió a ser protagonista el 12 de enero de 1974, al conectar seis hits para igualar la marca de la Liga. En ese cotejo remolcó seis para dejar un nuevo registro de impulsadas en una campaña con 65.

En la zafra 74-75, Víctor Davalillo ratificó que estaba predestinado para hacer historia en nuestra liga. El 5 de noviembre de 1974, ante los Navegantes del Magallanes, ligó su hit número mil en el profesional. Dicha conexión se produjo en el cuarto inning.

Después de una ausencia en la 75-76, tras fusionarse con los Tiburones de La Guaira en lo que fue la recordada divisa Tibuleones de Portuguesa, Caracas volvió a la acción en la 76-77. El 23 de noviembre de 1976, Antonio Armas despachó dos cuadrangulares ante el conjunto de las Águilas del Zulia. Fue la primera ocasión de las ocho veces que lo lograría en Venezuela.

Otro de los capítulos más importantes en la historia de los Leones y de la Liga de Béisbol Profesional se inició el 26 de noviembre, cuando Adrian Garrett inició su cadena de 28 partidos conectando al menos un hit, al batear de 4-2 ante Paul Reuschell de los Navegantes del Magallanes. Mientras tanto, el 21 de diciembre de 1976, Jesús Marcano Trillo completó 262 lances sin error defendiendo la segunda almohadilla. De esta forma fijó marca en la Liga.

Garrett empató el récord dejado por Henry Schenz de 27 juegos con al menos un hit durante el choque del 2 de enero de 1977. Dicho tope tenía 24 años de vigencia. Fue así como el 4 de enero, el estadounidense le disparó un sencillo al centro al serpentinero Brian Abraham de los Cardenales de Lara para imponer una nueva marca en la Liga de más juegos consecutivos dando de hit con 28.

Uno de los protagonistas de la campaña 77-78 fue Antonio Armas. El 4 de enero de 1978 le conectó jonrón a Juan Quiroz de los Navegantes del Magallanes, para así sumar el número 12 y derribar la marca de más cuadrangulares en una temporada para un criollo en poder de Luis “Camaleón” García. Luego, el 15 de enero de ese mismo año, anotó una carrera ante los Navegantes, para llegar a 62 en la zafra, cifra tope en el béisbol venezolano.
El 27 de enero de 1978 Leon Roberts, Baudilio Díaz y Gonzalo Márquez golpearon jonrones no consecutivos ante Águilas del Zulia en el sexto inning. Ante este mismo equipo, los Leones del Caracas consiguieron su octava corona de por vida, cuando ganaron 5-0 en el último de la final, con Pablo Torrealba destacándose en la lomita y Antonio Armas con un jonrón en la ofensiva.

En la campaña 79-80, la última de la década, Felipe Rojas Alou llevó nuevamente al equipo hacia el título. Sin embargo, un poco antes, el 23 de octubre de 1979, Baudilio Díaz iniciaba el camino al récord de más jonrones en una temporada al dar el primero de la justa.

El 7 y 10 de noviembre de ese año, Dwayne Murphy disparó sendos jonrones saliendo del banco ante Zulia y La Guaira respectivamente, para igualar la marca de más vuelacercas como emergente en una temporada.

El 10 de enero de 1980 los Leones del Caracas derrotaron a sus eternos rivales, para de esta forma llegar a 14 victorias sin derrota ante los valencianos, marca hasta ahora insuperable en Venezuela.

El 12 de enero de 1980, ante los envíos de Aurelio Monteagudo de La Guaira, Baudilio Díaz disparó su jonrón número 20 de la campaña. Con dicha conexión, el receptor mirandino implantó un récord hasta ahora vigente.

Finalmente, El 29 de enero de 1980, Caracas conquistó su noveno gallardete de la Liga al vencer a los Cardenales de Lara 5-2.



imagen
Los 80.

Con cinco títulos conquistados durante estos 10 años, el equipo Leones del Caracas se consolidó como el mayor ganador en la historia de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional. Por si fuera poco, fue en esta década cuando el conjunto melenudo conquistó el cetro de la Serie del Caribe, bajo el mando de Alfonso Carrasquel y el solvente apoyo de los ídolos Antonio Armas, Baudilio Díaz, Gonzalo Márquez, Andrés Galarraga (durante sus primeros pasos), Dave Henderson, Steve Sax, entre otros.

La temporada 80-81 significó la segunda conquista consecutiva del título lograda por Caracas, para de esa manera igualar lo hecho entre la temporada 1966-67 y 67-68, cuando también se anexaron sendas coronas. Fue el 26 de enero de 1981, gracias al trabajo combinado desde el montículo de Tony Brizzolara y Craig Eaton, aunado a un jonrón de Antonio Armas, que Caracas venció a Lara 4-3, para sumar su décimo campeonato en Venezuela.

Por primera vez en la historia de la LVBP, un equipo logra anidar tres gallardetes al hilo. Los Leones del Caracas, con el “Chico” Carrasquel como manager, clasificaron a la semifinal en un juego extra realizado ante los Tigres de Aragua. De esa manera pasaron a la final ante los Cardenales de Lara y el 25 de enero de 1982 vencieron a los plumíferos 4-3, apoyados en un solvente trabajo de Ubaldo Heredia desde la lomita, para anexar el cetro número 11 en la historia de los capitalinos.

En esta recordada temporada podemos mencionar algunos pasajes importantes como el protagonizado por Dave Henderson, Antonio Armas y Jim Maler, quienes dispararon cuadrangulares no consecutivos en una entrada. También, el 4 de diciembre, el lanzador importado Tom Dixon logró su victoria consecutiva número 19 al superar a los Cardenales de Lara. Dicha cifra es récord de la liga.

Fue ese año cuando viajaron a Hermosillo, México, y se trajeron de vuelta el trofeo de la Serie del Caribes.

En la semifinal de la campaña 82-83, Kevin Bass dejó su nombre en los libros de records. Fue el 16 de enero de 1983 cuando bateó de 5-3 con dos jonrones, uno de ellos un grand slam, para impulsar ocho rayitas. Con esta cifra igualó el récord para postemporada. Gracias al trabajo de Baas, Caracas accedió a la final ante los Tiburones de La Guaira.

Cuatro temporadas pasaron para que los Leones del Caracas reconquistaran un título. En la zafra 86-87, en una serie final inolvidable, vencieron a los aguerridos Tiburones de La Guaira en cuatro juegos.

Pero antes, el inolvidable Víctor Davalillo conectó, el 5 de diciembre de 1986, un sencillo al jardín derecho ante el zurdo Félix León, para así alcanzar su hit número 1.500 en el béisbol profesional venezolano.

Cabe destacar que el 7 de enero de 1987, Dwight Taylor alcanzó su octavo imparable en forma consecutiva para igualar la cifra tope en Venezuela. Por su parte, Donell Nixon, otro de los importados de esa justa, se estafó cuatro almohadillas ante los Tigres de Aragua para romper la marca de más bases estafadas en una campaña que estaba en poder de Jeff Stone (Águilas del Zulia) con 43.

Otro pelotero que dejó un grato recuerdo en este campeonato fue Ubaldo Heredia, quien el 10 de enero lanzó cuatro entradas para dejar efectividad de 1.08, fijando de esta forma una marca para serpentineros criollos.
En el juego que le dio el título a los Leones del Caracas, el duodécimo de su historia, Urbano Lugo Jr. propinó un no hit no run a los Tiburones de La Guaira el 24 de enero de 1987. Sin duda alguna, una de las mejores victorias en la pelota rentada nacional.

Por tercera vez, Caracas logró obtener dos coronas consecutivas. La temporada 87-88 fue propicia para ello; siempre con el decidido apoyo de Antonio Armas, Andrés Galarraga, Jesús Alfaro y Ubaldo Heredia. Fue el 31 de enero de 1988, cuando con un jonrón de tres carreras de Antonio Armas, los Leones derrotaron a los Tigres de Aragua para obtener su cetro número 13 del béisbol venezolano. Precisamente, en esta justa Omar Vizquel se consolidó como el campocorto de los Leones, gracias a una solvente actuación con su guante y madero.

En la temporada 88-89, el Caracas implantó una marca en lo que a triunfos consecutivos se refiere. El 15 de noviembre de 1988, el conjunto melenudo se impuso 7-2 a los Cardenales de Lara, con Urbano Lugo en el montículo, para así iniciar la racha hasta el 8 de diciembre. Fue así como quedó el registro en 18 lauros al hilo, después que Ubaldo Heredia y Jay Baller blanquearan a los Navegantes del Magallanes 1-0.

El quinto cetro de la década lo conquistaron los Leones en la 89-90. Después de llegar en el tercer puesto durante la ronda eliminatoria, en el “todos contra todos” semifinal, Caracas quedó en el primer puesto y disputó la final con los Cardenales de Lara. El 31 de enero de 1990, con un cuadrangular de Antonio Armas, vencieron a los larenses 5-3 y de esta forma obtuvieron su campeonato número 14.



imagen
Los 90.

Pese a que en estos años Caracas logró solamente un título, tuvo oportunidad de avanzar a seis finales. Fue la era en la que el manager Phil Regan dirigió al equipo en ocho oportunidades, mientras nacía una generación de peloteros que hoy en día brilla en el béisbol organizado.
En la campaña 90-91, Brent Knackert culminó la campaña como el líder en efectividad con 0.92, convirtiéndose en apenas el cuarto serpentinero en lograr porcentaje de carreras limpias aceptadas menor a uno. Los otros fueron Jim Owens de Oriente (0.90), Mel Queen de los Tigres (0.76) y Mike Hedlund de La Guaira (0.75).

En la memoria de los aficionados está fija la temporada 93-94, pues fue la primera vez en que los “eternos rivales” del profesional venezolano, Navegantes del Magallanes y Leones del Caracas, disputaron el cetro. Antes de ese importante episodio, el 22 de noviembre de 1993, Bob Abreu conectó de 7-5 para convertirse en el pelotero número 15 de la franquicia en batear cinco imparables en un desafío. Al día siguiente, el jardinero Jorge Uribe emulaba al “Come dulce” al disparar la misma cantidad de hits. También lo hizo Roger Cedeño el 17 de diciembre de ese mismo año, para así ser el número 17 en lograrlo.

Durante siete emocionantes encuentros, tanto Caracas como Magallanes se tranzaron en una guerra sin cuartel en busca de un gallardete que significaba más que eso. Al final, Magallanes se llevó los honores.
Uno de los astros del Caracas, Urbano Lugo Jr., alcanzó en la zafra 94-95 las 50 victorias de por vida. Fue el 18 de diciembre de 1994, cuando el diestro falconiano blanqueó a los Petroleros de Cabimas y se ubicó en el tercer puesto entre los serpentineros de la franquicia con mayor número de conquistas detrás de Diego Seguí y Luis Peñalver.

En esta misma temporada, Caracas recuperaba su sitial y pudo vengarse de Magallanes, cuando el 20 de enero, en un segundo juego extra por el pase a la final, se impusieron a los turcos 5-4. De esta manera, disputó el título con Águilas del Zulia con la decidida intervención de Omar Vizquel y bajo el mando de Pompeyo Davalillo, quien había sustituido a Phil Regan a inicios del torneo. El 29 de enero Calvin Jones y Ugueth Urbina, en calidad de relevistas, detuvieron a la ofensiva de los zulianos y los Leones se impusieron en el sexto juego de la final con marcador de 5-2. Fue la diadema número 15 para la tropa capitalina.

Otro hecho que destacar fueron las 40.1 entradas consecutivas sin permitir carreras que logró el diestro Jesús Hernández el 9 de diciembre de 1995, en plena justa 95-96. De esta manera, fijó un récord en la liga.

Por otro lado, Omar Daal se convirtió en el primer serpentinero de los Leones en llegar a diez o más triunfos en un año desde que lo hicieron Diego Seguí y Howe Reed en la 68-69, al derrotar el 28 de diciembre de 1995 a los Caribes de Oriente, que significó su décima victoria de la temporada. Mientras tanto, el pitcher Ronnie Sorzano se convirtió en el Novato del Año, luego de concluir la ronda eliminatoria con marca de 5-2 y 1.36 de efectividad. La designación se dio a conocer el 12 de enero de 1996.

Daal se hizo merecedor, en el campeonato 96-97, del premio Pitcher del Año, al dejar balance de 9-1 con 1.49 de efectividad y 64 ponches. En esa misma justa, se realizó la segunda final entre Caracas y Magallanes. Nuevamente, la balanza se inclinó a favor de los carabobeños, esta vez 4 juegos por 1.
Los Leones estuvieron dos veces más en la final, con Cardenales de Lara como principal oponente. En la 97-98, finalizaron en el segundo puesto de la División Oriental y pudieron pasar a la serie decisiva tras dejar balance de 12-4 en la semifinal. No obstante, Lara se llevó el trono bajo la dirección de Omar Malavé.

En la 98-99, una nueva oportunidad se abría para los melenudos. Pudieron alcanzar, de igual manera, el “todos contra todos” semifinal y pasaron al ganar 10 y perder 6 choques. No obstante, cayeron por segunda ocasión ante Lara en 6 juegos.

En la última campaña del siglo XX, que significó la última de la década, Caracas no pudo clasificar, por primera vez desde la justa 92-93, a la postemporada. En una campaña que fue signada por una cadena de 11 derrotas consecutivas y un despido de manager (John Stearns), el conjunto leonino llegó en el último puesto de la División Oriental con récord de 20-42.



imagen
Los 2000.

Para el equipo Leones del Caracas, la entrada de un nuevo siglo significó un gran cambio. Si bien en la temporada 2000-2001 el conjunto capitalino no pudo entrar por segunda ocasión consecutiva a la semifinal, la familia Morales-Prieto, dueña desde el año 1952 de la divisa melenuda, no tuvo impedimento para vender la totalidad de las acciones a la Organización Cisneros.

El 18 de abril de 2001, el presidente del emporio venezolano, Gustavo Cisneros, anunció oficialmente la compra ante los medios de comunicación y demás invitados especiales, después de meses de negociación con la banca de inversiones BBO y los antiguos propietarios. Ante un reto importante en la historia del deporte rentado en nuestro país, la Organización Cisneros anunció la conformación de una nueva estructura en la que las áreas deportiva y de negocios se manejarán al estilo grandeliga.

La primera campaña del siglo XXI logró aglutinar a importantes figuras criollas como Bob Abreu, Omar Daal, Roger Cedeño, Ugueth Urbina, Alex González y Wiklenman González, quienes se habían consolidados en las mayores. Sin embargo, Caracas finalizó otra vez en el último lugar de la División Oriental, aunque con mejor récord que la temporada 1999-2000 (26 triunfos y 36 derrotas).

Antonio Álvarez, parte de la nueva camada de peloteros, conquistó el título de bateo en la 2000-2001 con average de .359, el duodécimo en la historia de los Leones. Además, empató el registro de 8 hits en apariciones legales consecutivas, en el período comprendido entre el 2 y 6 de diciembre de 2000.

Asimismo, por segunda ocasión, dos bateadores alcanzaron en una misma campaña 10 o más jonrones. Bob Abreu (11), y Morgan Ensberg (10), emularon a la pareja conformada por Baudilio Díaz y Antonio Armas, quienes dieron 13 y 10, respectivamente.





Leones del Caracas B.B.C. (Oficial)
Web Oficial
Leones del Caracas (No oficial)
Web no Oficial
Sintoniza el programa "LA CUEVA DEL LEÒN" por la televisora VENEVISION los Domingos a partir de las 9:30 am.
imagen
imagen
imagen